Click here to send us your inquires or call (852) 36130518

Cómo probarse las botas
Al comprar unas botas de montaña debes:
 Probártelas con calcetines de montaña.
 Probarte ambas botas.
 Con la bota desabrochada y el pie totalmente hacia adelante, el hueco con la parte posterior de la bota debe ser suficiente para que un dedo de la mano entre por detrás del talón.
 Con la bota abrochada, los dedos del pie deben poder moverser con cierta holgura dentro.
 Saca la plantilla, ponla en el suelo, pon el pie encima de forma que el talón esté justo en su posición: por delante la plantilla debe sobresalir un centímetro.
 Con ambas botas puestas y bien abrochadas, camina lo que puedas y da saltitos: debes sentirte muy cómodo.
 En caso de dudar entre dos números, compra el mayor.

Cuánto peso llevar en la mochila
  En rutas de un día, el máximo peso que debemos llevar en la mochila es el 20% de nuestro peso (hombres) o el 15% (mujeres).
  En rutas de varios días (trekking, Camino de Santiago...) el máximo peso es el 15% (hombres) o el 10% (mujeres).
Cómo estrenar botas
  Úsalas en casa antes de la primera salida, bien abrochadas, unos cuantos ratos.
 Que la primera rutas con tus botas nuevas no sea muy dura.
 En la primera marcha, no las aprietes demasiado. Llévalas más flojas de lo normal.

Cómo organizar la mochila
  Los objetos de más peso en la parte baja y cerca de la espalda.
  Toda la ropa en bolsas de plástico, para que no se moje si llueve.
  El peso repartido simétricamente, para no desequilibrarnos.
  Ningún objeto colgando por el exterior.
  En todas las rutas usamos la misma colocación, para que nos sea fácil encontrar todo.
  Los mapas también en bolsas de plástico.

El tubo del Camelbak
Al beber del camelbak durante una ruta de montaña el tubo queda lleno de agua. Si hace calor, el siguiente trago estará caliente. Si hace frío, puede congelarse dejándolo inutilizado.
 Para evitar ambos efectos usamos el mismo truco: soplar después de beber, para que no quede agua en el tubo, y así ni se calienta ni se congela.
Cómo secar las botas
Después de toda ruta hay que secar las botas, al menos del sudor de nuestros pies. Y más si ha habido lluvia o nieve.
 Sin las plantillas.
 A temperatura ambiente, es decir, no cerca de radiadores ni chimeneas.
 Si están muy mojadas, pon dentro papeles de periódico arrugados, y cámbialos de vez en cuando.

Cómo ponerse la mochila
El ajuste de la mochila al tronco debe ser compacto.
 Primero ajusta la riñonera o cinturón lumbar.
 Después ajusta las tirantas.
De esta forma, la mochila apoyada en la espalda no oscila, ni en las subidas ni en las bajadas. (Si lo hiciera, además de molesto, sería peligroso, porque su peso podría arrastrarnos).