Click here to send us your inquires or call (852) 36130518


Ficha
Dificultad: Baja
Cota máx:
Cota mín:
Agua:
Fuente a la mitad de la primera ruta.
Vegetación:
Castaños y matorrales.
Cartografía:
Andando por Las Médulas (León)
Las Médulas son unas antiguas minas de oro explotadas primero por los astures y posteriormente por los romanos en los siglos I y II. Están situadas en la comarca de El Bierzo, provincia de León.

Mediante un complejo sistema de canales de agua, los romanos destrozaron la montaña, para extraer el oro del lodo resultante. Lo que hoy quedan son los restos de aquel monte. Las Médulas es una de los pocos sitios en los que la destrucción del hombre ha generado un paisaje bello.

Aún se conservan algunas cuevas y galerías que se usaron para conducir el agua que derribaría a lo largo de dos siglos la montaña.

Para conocer la zona lo mejor es pateársela, mediante dos rutas sencillas que se pueden hacer en una mañana:

Mirador de Orellán
Al final del pueblo de Las Médulas se encuentra el mesón Ágoga, junto al que se puede aparcar. De frente sigue una carreterita cortada al tráfico, que tomamos. Ligera cuesta arriba. Esta es una preciosa zona de castaños. Antes de un km, a mano derecha hay una fuente de piedra, y junto a ella nace un camino cuesta arriba muy visible. Seguimos por él, ascendiendo rápidamente. La senda es algo pedregosa, pero se anda bien. En unos 20 minutos acaba la cuesta, y la vereda desemboca en una pista ancha de tierra. Giramos a la izquierda, y en menos de 300 metros llegamos al Mirador de Orellán, desde donde se contempla un magnífico panorama aéreo de Las Médulas.
Cerca del mirador está la entrada a una de las galerías. Para acceder se paga una pequeña entrada y te dan un casco y una linterna. Esta galería acaba en un balcón en una de las paredes.
Vuelta al pueblo por el mismo camino. En menos de dos horas se hace toda la ruta.

La Cuevona y La Encantada
Tras haber visto Las Médulas desde arriba, hay que recorrerla por dentro. Frente al mesón Ágoga nace, perpendicular a la carretera, un camino casi horizontal, que en poco menos de un km nos lleva a la entrada de dos cuevas: La Cuevona, que no es más que una gran entrada con poca profundidad, y La Encantada, que tiene tres galería que vale la pena recorrer. También esta zona está llena de castaños, algunos milenarios. Tras pasar las cuevas, el camino sigue y vuelve al pueblo, al que se llega en su parte central, junto a la Iglesia.
En menos de dos horas se hace toda la ruta, con las visitas a las cuevas incluida.

¿Cómo llegar? ¿Dónde dormir? ¿Qué comer?
Primero hay que ir a Ponferrada, en la N-VI, tomar la N-120, y después la N-536 hasta Carucedo, donde nace una pequeña carretera que lleva a Las Médulas. En total 22 Km desde Ponferrada.
Nosotros nos alojamos en un pueblo cercano llamado Orellán. En concreto estuvimos en una casa rural de 6 habitaciones llamada Centro de Turismo Rural O Palleiro (987.695.395, 649.711.439, www.opalleiro.com). La encargada, Isabel, nos dio un trato muy cordial.
Los que visiten la zona no deben dejar de comer los productos típicos: Cecina, cocido Maragato y flan de castañas.