Click here to send us your inquires or call (852) 36130518
- -
     Sensación térmica  
   
Llamamos "sensación térmica" a la temperatura que siente nuestra piel. Si hace viento, no coincide con la indicada por el termómetro.

El cuerpo humano, salvo enfermedad, conserva una temperatura interior entre 36.5 y 37.5 grados. La piel se mantiene en torno a los 32 grados. El aire en contacto con nuestra piel se calienta, formando una mini-atmósfera de pocos milímetros de espesor que nos sirve de abrigo.

Si el aire está a menos de 32 grados, nuestro cuerpo pierde calor por la diferencia de temperatura entre la piel y el exterior. Cuanto menor sea la temperatura del aire, más calor perdemos. Si hace viento la situación emperora, ya que éste se lleva el aire calentado por nuestra piel (la mini-atmósfera), provocando una pérdida de calor mayor, y por tanto una sensación térmica menor.

La siguiente tabla muestra, de forma aproximada, la sensación térmica de nuestra piel en función de la temperatura del aire y de la velocidad del viento.

Temperatura (grados centígrados)
Viento
(Km/h)
10
8
6
4
2
0
-2
-4
-6
-8
-10
-12
-14
-16
-18
-20
-22
-24
-26
-28
-30
0
10
8
6
4
2
0
-2
-4
-6
-8
-10
-12
-14
-16
-18
-20
-22
-24
-26
-28
-30
8
8
6
4
2
-1
-2
-4
-6
-8
-10
-12
-14
-16
-18
-20
-23
-25
-27
-30
-31
-33
16
5
3
0
-3
-5
-7
-9
-11
-13
-15
-17
-19
-21
-24
-27
-32
-35
-38
-41
-43
-45
24
3
0
-3
-6
-8
-10
-13
-15
-17
-20
-23
-25
-27
-30
-34
-37
-40
-43
-46
-49
-52
32
0
-2
-5
-8
-10
-13
-16
-20
-22
-23
-27
-29
-32
-35
-38
-42
-43
-46
-49
-53
-57
40
-1
-4
-7
-9
-12
-15
-19
-22
-23
-26
-30
-32
-34
-38
-42
-45
-48
-51
-54
-57
-60
48
-2
-5
-8
-10
-14
-17
-21
-23
-26
-28
-32
-34
-36
-40
-43
-47
-50
-53
-56
-59
-62
56
-3
-6
-9
-12
-15
-19
-22
-25
-27
-30
-33
-36
-39
-42
-45
-48
-51
-54
-58
-61
-64
64
-3
-7
-10
-13
-16
-20
-23
-26
-29
-32
-35
-38
-41
-44
-47
-50
-53
-56
-59
-62
-65

En verano, cuando la temperatura del aire es superior a 32 grados, se produce el efecto contrario: también se forma una mini-atmósfera junto a nuestra piel, que nos aisla del calor; pero si hace viento, éste se la lleva, por lo que nuestra capacidad de refrigerarnos empeora, creándose una sensación térmica mayor a si no hubiera viento. Es el desagradable bochorno.

Existe una tabla similar a la anterior para determinar la sensación térmica aproximada en función de la temperatura y la velocidad del viento. También la humedad relativa influye en la sensación térmica con temperaturas altas.


 
-